Contaminación ambiental y cáncer

OMS: Incluye, entre otros,  la contaminación ambiental y las radiaciones como factores relacionados con el cáncer.
https://www.who.int/cancer/prevention/es/

Prevención del cáncer 

Al menos un tercio de todos los casos de cáncer pueden prevenirse. La prevención constituye la estrategia a largo plazo más costo eficaz para el control del cáncer.

Contaminación ambiental

La contaminación ambiental del aire, el agua y el suelo por productos químicos carcinógenos causa entre el 1% y el 4% de todos los casos de cáncer (CIIC/OMS, 2003). La exposición a productos químicos carcinógenos presentes en el ambiente puede producirse a través del consumo de agua o de la contaminación ambiental y en espacios cerrados. En Bangladesh, entre el 5% y el 10% de las muertes por cáncer en una región contaminada por arsénico fueron atribuibles a la exposición a esa sustancia (Smith, Lingas y Rahman, 2000).

La exposición a agentes carcinógenos también puede producirse a través de alimentos contaminados por sustancias químicas, como las aflatoxinas o las dioxinas. La contaminación del aire de interiores causada por fuegos de carbón duplica el riesgo de cáncer de pulmón, especialmente entre las mujeres no fumadoras (Smith, Mehta y Feuz, 2004). En todo el mundo, la contaminación del aire de interiores por fuegos de carbón domésticos causa aproximadamente el 1,5% de todas las muertes por cáncer. El uso del carbón en los hogares está especialmente extendido en Asia.

Radiaciones

Las radiaciones ionizantes son carcinogénicas para el hombre. Los conocimientos disponibles sobre los riesgos que comportan las radiaciones proceden principalmente de estudios epidemiológicos sobre los sobrevivientes japoneses a la bomba atómica, así como de estudios de cohortes expuestas a radiaciones médicas y en el ambiente de trabajo. Las radiaciones ionizantes pueden provocar leucemia y varios tumores sólidos, y los riesgos son mayores cuanto más joven es la persona expuesta.

Se calcula que la exposición residencial al gas radón que emana del suelo y de los materiales de construcción causa entre el 3% y el 14% de todos los casos de cáncer de pulmón, lo que la convierte en la segunda causa más importante de ese tipo de cáncer después del humo del tabaco. Los niveles de radón en el hogar pueden reducirse mejorando la ventilación y sellando los pisos y paredes. Las radiaciones ionizantes son un instrumento indispensable de diagnóstico y terapia. Para garantizar que los efectos benéficos de las radiaciones superen los posibles riesgos, los procedimientos radiológicos médicos deben prescribirse en los casos oportunos y realizarse correctamente, para reducir dosis de radiación innecesarias, especialmente en los niños.

Las radiaciones ultravioleta, y en particular las solares, son carcinógenas para el ser humano y provocan todos los principales tipos de cáncer de piel, como el carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma. En 2000 se diagnosticaron en el mundo más de 200.000 casos de melanoma y se produjeron 65.000 muertes asociadas a este tipo de cáncer. Evitar la exposición excesiva y utilizar filtro solar y ropa de protección son medidas preventivas eficaces. Actualmente los aparatos de bronceado que emiten rayos ultravioleta están clasificados como carcinógenos para el ser humano por su asociación con los cánceres oculares y de piel melanocíticos.

 

En 2018 habrá 18,1 millones de nuevos casos y 9,6 millones de muertes a causa de esta enfermedad en el planeta. 13-09-8018

https://elpais.com/elpais/2018/09/12/ciencia/1536764113_095916.html

El cáncer es un amargo indicador del desarrollo socioeconómico, como muestra el último informe mundial de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. Sus estimaciones calculan que en 2018 habrá 18,1 millones de nuevos casos y 9,6 millones de muertes a causa de esta enfermedad en el planeta. Uno de cada cinco hombres y una de cada seis mujeres en el mundo desarrollan un tumor a lo largo de su vida. Y uno de cada ocho hombres y una de cada 11 mujeres morirá por la enfermedad, pero el panorama es brutalmente diferente por regiones.

Europa registra el 23% de los casos y el 20% de las muertes, con solo el 9% de la población mundial. América cuenta con el 21% de la incidencia y el 14% de los fallecimientos, con el 13% de los habitantes del planeta. África, con casi 500 millones de habitantes más que Europa, no llega al 6% de los casos. “En sociedades más desarrolladas la esperanza de vida es más alta y hay mayor incidencia de cáncer. En países menos desarrollados viven menos y mueren más por causas infecciosas [VIH/sida y malaria]”, explica Rafael Marcos-Gragera, epidemiólogo del Instituto Catalán de Oncología.

LA PRÓXIMA ESTRATEGIA EN CÁNCER IMPULSARÁ EL CONTROL Y LA PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD

Fuente: Fundación ECO  Noticias, 6 de septiembre de 2018

…el doctor Carlos Camps, director de Programas Científicos de la Fundación ECO y presidente de ASEICA, ha explicado que el problema prioritario del cáncer es el aumento de la incidencia, pero “no hay que olvidar que los avances en la curación no van a la misma velocidad que el problema. Por otro lado, el desarrollo de nuestros conocimientos tampoco va a la misma velocidad que la implementación de estos..