Gluten

Intolerancia, alergia o sensibilización

Fuente: https://blog.allergychef.es/diferencia-entre-la-enfermedad-celiaca-sensibilidad-al-gluten-y-la-alergia-al-gluten/

Síntomas de celiaquía

Es una enfermedad sistémica autoinmune producida por la intolerancia a las proteínas del gluten. Es decir, la enfermedad celíaca es una hipersensibilidad con base inmune, pero que se manifiesta a través del sistema digestivo, concretamente, mediante la atrofia de las vellosidades del intestino delgado. Es difícil detectarla porque los síntomas de la celiaquía son muy diversos, aunque los expertos coinciden en destacar tres posibles formas de presentación de la enfermedad:

1) Forma típica de la intolerancia al gluten

También conocida como sintomática. Cuando se presentan síntomas relacionados con el sistema digestivo como diarreas, pérdida de peso, dolor abdominal…

2) Forma atípica de la intolerancia al gluten

Los síntomas suelen ser tardíos y más leves e intermitentes, por lo que es más complicado detectarla. Por ejemplo, la presencia de anemia, baja estatura, trastornos de conducta, caída del cabello, abortos espontáneos, o fracturas óseas ante golpes leves.

Las mujeres celíacas presentan algunas diferencias en sus síntomas. Los hombres celíacos presentan por su parte síntomas también específicos, como por ejemplo los índices más altos de espermatozoides anormales.

3) Forma silente o asintomática 

Los celíacos sin síntomas presentan determinadas casuísticas que consideran a estas personas como grupos de riesgo: es el caso de los familiares de enfermos celíacos o personas con enfermedades autoinmunes como diabetes tipo 1, Hiper e hipotiroidismo, artritis reumatoidea, psoriasis…

A pesar de padecer síntomas tan diversos, las personas con enfermedad celíaca presentan niveles positivos de a-tTG-Iga que deben verificarse con un especialista mediante una biopsia intestinal que compruebe el estado del intestino delgado. Si acabas de ser diagnosticado te recomendamos que consultes Recién diagnosticado: Celíaco.

Existen diferentes enfermedades relacionadas con la celiaquía, como son la ataxia por gluten, la dermatitis herpetiforme, la osteoporosis, etc.

Sensibilidad al gluten no celíaca

Se trata de una patología muy nueva que también está causada por el gluten, aunque no se trata ni de alergia al gluten ni de intolerancia al gluten. Es decir, las pruebas en ambos casos son negativas pero la salud de la persona afectada mejora cuando deja de comer gluten.

Si diagnosticar la celiaquía es complicado, la sensibilidad al gluten no celíaca aún lo es más, ya que los síntomas más evidentes no tienen que ver con el sistema digestivo (normalmente son dolores, fatiga o cambios bruscos de comportamiento). Además, al dar negativo en las pruebas es complicado diagnosticarla.

Sólo se puede hablar de sensibilidad al gluten si la salud de la persona mejora al eliminar el gluten de su alimentación y en cambio empeora cuando vuelve a consumir gluten.

Alergia al gluten

La alergia al gluten es muy poco común y es importante distinguirla de la enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten. A diferencia de la enfermedad celíaca, el sistema inmune de los alérgicos al gluten produce anticuerpos ante esta sustancia que consideran perjudicial para su salud sin necesidad de que el gluten llegue al intestino.

Tanto en la enfermedad celíaca como en la alergia al gluten interviene el sistema inmunológico aunque de manera diferente.

En la enfermedad celíaca, el gluten daña el intestino delgado, lo que provoca que los síntomas no sean tan inmediatos como en la alergia y el resultado sea una deficiencia crónica en la absorción de nutrientes en el intestino.

En el caso de la alergia, los anticuerpos IgE producen una respuesta inmediata a la ingesta o contacto del gluten que puede ser urticaria, edemas, dificultad respiratoria… Reacciones típicas en las alergias alimentarias.