Los antibióticos en el agua. Nuevas investigaciones

Los antibióticos en el agua.  Nuevas investigaciones

Nos encontramos con contaminantes emergentes, casi invisibles, que dificultan la salud y el bienestar del ciudadano, creando sintomatologías de difícil diagnóstico.

Aparecen  enfermedades raras y emergentes que requieren un esfuerzo por parte de todos, especialmente por parte de la Administración y los investigadores.

 

Fuente(s): http://www.agua.imdea.org/noticias/2010/detectan-88-contaminantes-los-rios-de-madrid

 

WATER ONLINE

Un equipo de investigadores del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados (IMDEA) y de la Universidad de Almería (UAL) ha confirmado la presencia de 88 contaminantes en los ríos de la Comunidad de Madrid. Estos compuestos, la mayoría productos de cuidado personal y fármacos de uso común en los hogares, se eliminan en cantidades importantes en las estaciones depuradoras, pero la fracción que queda se detecta en las aguas.

 

Los ríos de la Comunidad de Madrid contienen, al menos, 88 sustancias contaminantes, según un estudio elaborado por científicos del IMDEA y de la UAL, y que se publica en el último número de la revista Journal of Environmental Analytical Chemistry.

 

“Las depuradoras de aguas no degradan al 100% muchos productos de uso doméstico, como fármacos, biocidas y fragancias presentes en las cremas, pasta de dientes, champú etc., por lo que acaban en el medio ambiente”, explica a SINC Amadeo R. Fernández-Alba, coautor del trabajo y catedrático de Química Analítica en la UAL.

El investigador subraya que esta situación “no supone un peligro inminente, ya que la mayoría de los compuestos aparecen en bajas concentraciones y su toxicidad es baja, pero hay que valorar y controlar este escenario mediante parámetros que aseguren su inocuidad a corto y largo plazo”. Estas sustancias se degradan de forma rápida en el medio, pero su constante introducción hace que parezcan persistentes.

Fernández-Alba reconoce que se desconocen las consecuencias en la salud o el medio ambiente por la presencia conjunta de todos estos compuestos químicos, muchos de ellos medicamentos. La mayoría de los 88 contaminantes “no están sometidos a regulación, aunque no se descarta que lleguen a estarlo”…

El estudio señala además que tres sustancias suponen un riesgo potencial para los organismos acuáticos: la ciprofloxacina (un antibiótico), el ibuprofeno y el 4-AAA (metabolito del metamizol o nolotil), por lo que recomienda realizar investigaciones más detalladas.

Se venden casi tres veces más antibióticos para tratamiento animal que en Alemania, el mayor productor de carne de la eurozona

 

Una de cada diez muertes por resistencia a los antibióticos en la UE ocurre en España.

 

Fuente:  http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/2017/08/16/598b3d0e22601d3b7b8b4591.html

España es el país de la Unión Europea donde más antibióticos veterinarios se venden. La mayoría tiene como destino las granjas ganaderas, según la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Esto no sería un problema si no fuera porque a mayor uso de antibióticos, mayores probabilidades de desarrollar bacterias resistentes a los fármacos. Además, con el objetivo de mantener el ganado saludable, se consumen en animales elevadas cantidades de dos antibióticos cruciales para la salud humana: las fluoroquinolonas y la colistina.